Tejamos redes contra la violencia machista, en La Puebla de Cazalla

La Puebla de Cazalla acogió, la semana pasada, una jornada dedicada a la prevención de la violencia de género, mediante la creación de redes que permitan el trabajo conjunto de las diversas entidades, asociaciones y ciudadanos, con el fin de erradicar esta lacra, que solo en lo que llevamos de año, ha dejado 26 mujeres y tres menores asesinados.
La inauguración corrió a cargo de la concejal de igualdad, Concha Guerrero, a la que acompañó Rafaela Pastor, presidenta de la plataforma andaluza de apoyo al lobby europeo de mujeres, organizadoras de la jornada.
El objetivo de este encuentro fue aprender a reconocer cuándo nos encontramos ante un caso de violencia de género y cómo podemos acompañar y actuar para ayudar a la víctima. Concha Guerrero reflexionó sobre la situación paradójica que se da, con un marco legislativo magnífico, cómo se produce un aumento de la violencia machista cuando baja el número de denuncias. Achacó esta situación a una relajación de la Administración y a la crisis, destacando el aumento de las conductas violentas entre las personas jóvenes, algo que irá en aumento, según ella, al entrar en vigor la nueva reforma educativa que elimina las materias que hacen referencia a esta lacra.
Rafaela Pastor, por su parte, hizo una defensa del feminismo, en el que se trata de conseguir la igualdad de oportunidades para las mujeres, la mitad de la población, que hoy día no la posee en la realidad, aunque las leyes afirmen que sí. Ofreció también un pequeño homenaje a una mujer de La Puebla de Cazalla, Milagros Soriano, que tras una vida de trabajo, dedica el tiempo que tiene ahora, cuando ya es más mayor, para actuar en su grupo de teatro, con el que están preparando la tercera de las obras de la trilogía de Lorca dedicada a la discriminación de la mujer en el mundo rural (Bodas de Sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba).
Tras la inauguración, se desarrolló una mesa de trabajo en la que se habló sobre la violencia de género desde diferentes perspectivas. En primer lugar se trató el punto de vista jurídico, del que se ocupó Mamen Guerrero, asesora jurídica del CIM de la Puebla de Cazalla, que contó su experiencia de 15 años en este servicio y la evolución que ha seguido. 
A continuación, Mª Carmen García, psicóloga del CIM de Morón de la Frontera, explicó cómo la violencia de género comienza con la sociedad patriarcal. El machismo, sin embargo, no tiene por qué conllevar violencia, sino asunción de roles. Para que se de la violencia de género, el hombre, además de machista, debe tener unas características personales concretas: baja autoestima, inseguridad, insatisfacción, irresponsabilidad por los actos que realizan,… que vuelcan en su relación de pareja intentando empoderarse en ese espacio, por lo que intentan anular a su pareja por todos los medios posibles. Esto significa que los agresores no tienen ninguna enfermedad mental, ni trastorno alguno, sino un carácter potencialmente maltratador. 
Según esta psicóloga, es necesario dotar a las mujeres de herramientas que le ayuden a detectar las señales: aislamiento, control, celos, inducción al miedo por chantaje emocional,… y sobre todo educar en igualdad, tanto a niños, para que aprendan a resolver sus conflictos de forma no violenta, como a niñas, para que pongan límites en sus relaciones y tomen sus propias decisiones. 
Francisco Rodríguez, jefe de la policía local, también intervino en la mesa redonda, destacando el trabajo tanto de su cuerpo de seguridad como de la guardia civil en la localidad, donde vigilan cada día 100 medidas de alejamiento. Explicó a las personas presentes dónde se debe acudir en caso de violencia de género, la documentación necesaria para poner las denuncias, y otras pautas seguidas por los miembros de la seguridad local en estos casos.
Rosario Muñoz, coordinadora interinstitucional en la atención y protección a las víctimas de violencia de género, explicó cuál es su papel dentro de la diputación provincial, en el que debe velar por el buen hacer de todos los ámbitos implicados en la lucha contra la violencia de género: sanitario, social, educativo, justicia, institucional, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, penitenciario, ONG`s y sociedad en general.
Según su punto de vista, es necesario poner en valor las comisiones locales de seguimiento, con apoyo político y legal, del que carecen en la práctica.
Tras la mesa redonda, las personas participantes fueron protagonistas de una taller a cargo de Rafaela Pastor, activista feminista, en el que pudieron descubrir cómo tejer y manejar las redes que, entre todos y todas, estamos tejiendo contra la violencia machista.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.