Semana Santa en La Puebla de Cazalla

En La Puebla de Cazalla la Semana Santa comenzaba el Viernes de Dolores, con un día desapacible. Sin embargo, la Hermandad de la Virgen de los Dolores hizo su tradicional traslado a la parroquia en Rosario de la Aurora. Y volvió por la tarde a su sede canónica, en el convento de la Candelaria.

Foto José Antonio Reina

El Domingo de Ramos fue un gran día para la Hermandad de la Triunfal Entrada de Jesús en Jerusalén y María Santísima de la Paz. Numerosos vecinos y vecinas salieron a las calles moriscas para disfrutar de estos pasos procesionales. Con ellos se iniciaba la Semana de Pasión, propiamente dicha.

Y el Martes Santo le llegaba el turno a Nuestro Padre Jesús Cautivo. En su ya tradicional Vía Crucis con los cambios implementados en los últimos años: paso a costaleros, nazarenos y banda de música. Sin embargo, no se pierde la esencia y se van cantando saetas en los balcones de determinados hogares, a modo de estaciones del Vía Crucis. Las personas integrantes de la Escuela de Saetas Nuestro Padre Jesús Cautivo son los encargados de esta labor.

Para hablar sobre el Jueves y el Viernes Santo contamos con nuestro compañero José Antonio Reina. Nos ofrece la crónica de estos días grandes de la Semana Santa de La Puebla de Cazalla. En ellos, la lluvia y el frío hicieron acto de presencia. Las fotos son de Fernando Santos, de Cirio y Costal, y Semana Santa Puebla de Cazalla.

Por José Antonio Reina

La recta final de la Semana Santa en La Puebla de Cazalla ha tenido sabor agridulce. No solo por el repentino regreso en la “madrugá” de la cofradía de Jesús Nazareno por mor de la esperada lluvia. Las otras dos hermandades, Veracruz el Jueves Santo y Dolores El Viernes Santo, sí pudieron hacer su estación de penitencia sin sobresaltos, pero se vieron obligadas a hacerla en una fría y ventosa noche. No pudieron lucirse como hubiese sido deseado. Al menos pueden felicitarse ya que completaron su estación de penitencia.

Jueves Santo con frío pero sin sobresaltos

El Jueves Santo por la noche el público que esperaba en la Plazoleta del Convento pudo leer a las 21.00 horas como estaba previsto el “Toma tu cruz y sígueme” que reza en la Cruz de Guía de Veracruz. Salió la cofradía hacia el callejón de la Plaza del Cristo, dando una de las más bellas estampas de la Semana Santa morisca. Una pena que fuesen apagados los cirios de los nazarenos y los hachones del paso del Cristo.

La Virgen de la Soledad salió a los sones de “Mi Amargura” regalando ya desde su salida uno de los momentos más especiales. Entrando en el callejón recibió una copiosa lluvia de pétalos enfervorizando al numeroso público que se dio cita a pesar del frío. Llamó poderosamente la atención el exorno floral sobre todo el del paso de Cristo con un monte “romántico” combinando flores de distinto colorido. Otro momento destacable del recorrido fue su paso por la Plaza Vieja por tercer año ya.

La llegada del palio por calle San Pedro a los sones de “La Madrugá” propició un momento de recogimiento culminando con el paso arriado de cara al Altar Mayor de la Parroquia. Allí la cofradía fue recibida por las Hermandades de la Borriquita y la Sacramental. Una representación de la Hermandad y de cada paso entró para dar sus respetos al Señor en el Santísimo. Llegada la hora prevista para su entrada había un numeroso público en el Convento. Entró puntual, a las 2.00 estaba el palio de la Soledad bajo el coro de la iglesia acabando así su estación de penitencia sin incidencias. El paso de Cristo iba acompañado de un trío de capilla compuesto por hermanos de Veracruz y el palio por la banda Tubamirum de Cañete de las Torres.

Viernes Santo madrugada pasada por agua

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno manejaba varias previsiones y ninguna pronosticaba una cantidad considerable de lluvia. Por ese motivo decidió hacer estación de penitencia a la hora prevista, las 6.00 de la mañana. Todo comenzó con normalidad. Jesús Nazareno avanzaba por la plazoleta a los sones de “La Saeta” y daba paso a la salida del palio. La Virgen de Las Lágrimas salió con los sones de su himno para después estrenar su nueva marcha “A Jesús por María”. Esta marcha cuyo autor es Jesús Moreno, músico de La Puebla y hermano de esta hermandad, ha sido compuesta precisamente para el 50 aniversario de la hechura de la Virgen de las Lágrimas en este 2018.

Fue con el día ya amanecido cuando la lluvia hizo acto de presencia. El palio se encontraba en calle Jesús y se refugia en la antigua Casa Hermandad. Pero el paso de Jesús Nazareno ya entrado en calle Morón, tuvo que andar un buen trecho por calle Victoria cuando la lluvia arreciaba. También se refugió en la misma antigua Casa Hermandad.

Allí la Junta de Gobierno tomó la decisión de suspender la estación de penitencia, rezar un Viacrucis, y el regreso de los pasos al convento sobre las 11 de la mañana. Así lo hicieron recreándose en su regreso en una Plazoleta atestada de gente. Emocionante fue el paso de la Virgen por el callejón de la Plaza del Cristo. Fue enlazando una marcha tras otra con petalada incluida hasta la puerta del convento entrando el paso sobre las 13.00. El paso de Jesús Nazareno iba acompañado por la AM Nuestra Señora de Valme y la Virgen de las Lágrimas por la Banda Municipal de Música de Gerena.

Viernes Santo noche invernal

Por la tarde las previsiones hablaban de un riesgo de lluvia a partir de las doce de la noche. La última de las hermandades de La Puebla, la del Santo Entierro y Nuestra Señora de los Dolores decide hacer estación de penitencia recortando el recorrido para entrar antes de las doce.

Justo a su hora, las 20.00, salió la Cruz de Guía y el primero de los pasos el de el Cristo de las Aguas a los sones de la marcha fúnebre. Dentro del convento el palio realizó su primera “chicotá” a los sones de “Virgen de las Lágrimas” como homenaje al 50 aniversario de esta Virgen. El paso de los Dolores frente al de las Lágrimas a modo de saludo protagonizó un momento de emoción con la representación de la Hermandad de Jesús como testigo. La Virgen de los Dolores salió a los sones de “Soleá dame la Mano” como homenaje a esta marcha que este año cumple 100 años.

La estación de penitencia transcurrió en una noche invernal, con viento y frío que no permitió a la cofradía lucir en todo su esplendor. Pese a recortar el recorrido, se llegó hasta la parroquia donde al igual que la Hermandad de Veracruz, fue recibida por las Hermandades de la Borriquita y la Sacramental. Tras esto y ante el inminente riesgo de lluvia, la procesión aceleró el paso y antes de las 23.30 ya estaba el palio en la Plazoleta del Convento a donde llegó a los sones de su marcha “Stabat Mater Dolorosa”.

Antes de entrar en la iglesia se tocó la marcha “Amarguras” emblema de este paso cada año por calle Morón por donde este año no ha podido pasar debido al recorte en su recorrido. El paso del Cristo de las Aguas fue acompañado por la Capilla Musical de la Banda Municipal de Sevilla. El Palio de la Virgen de los Dolores por la Banda de Música Santa María del Alcor del Viso del Alcor con un repertorio de marchas fúnebres como viene siendo habitual en los últimos años.

Numeroso público acompañó a las hermandades

Pese a todas las circunstancias hay que destacar el numeroso público acompañando a las hermandades. La Semana Santa en La Puebla está en su mejor época y se consolida tras el boom de los 90. En los últimos años goza de buena salud y esplendor. Los pasos han ido asentando cada uno su estilo y las hermandades ante los contratiempos han sabido dar ejemplo de organización y saber estar en la calle. Ya solo queda esperar que la próxima en 2019 sea mejor.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.