¿PIRAÑAS POR ESTEPA?

Cursos para jóvenes - robo con violencia - detenido - Independientes por Estepa - Viviendas privadas no ocupadas para alquiler social
Carta a Director por Fran Rodríguez

 

Me dirijo a usted, Director de “El Periódico de Los Pueblos”, a sus lectores y, por ende, a los ciudadanos de Estepa, para que conozcan el lamentable mal hacer de los representantes del grupo político estepeño “Independientes por Estepa”. Y no me refiero precisamente a su quehacer político, sino a su comportamiento desde mi punto de vista inmoral. De eso trata este escrito.

Hace unos días mi padre, Antonio Rodríguez Crujera, vecino de Estepa, tuvo la oportunidad de visitar la ciudad argentina de Corrientes siendo invitado por las autoridades correntinas, haciéndose éstas cargo de todos los gastos derivados del viaje. Mi padre iba en calidad de invitado (no como representante político), ya que desde que en 1988 se produjera el hermanamiento entre las dos ciudades (Estepa y Corrientes) ha mantenido una fluida y prolífica relación cultural con historiadores y personas relacionadas con la cultura estepeña y correntina. El hecho de haber publicado artículos en este y el otro lado del Atlántico, haber escrito un libro titulado “Del Guadalquivir al Paraná” que trata sobre el tema en cuestión y el mantenimiento de lazos culturales y de investigación histórica han dado como fruto que Antonio Rodríguez Crujera, mi padre, fuese invitado a diversos actos de conmemoración del referido hermanamiento.

Esta visita privada, carente de sentido político alguno, ha suscitado la publicación en la página oficial de Facebook de “Independientes por Estepa” de un mensaje que promueve, de forma velada o en ocasiones directa, el deterioro de la figura pública de mi padre. Dejando aparte que la difamación (o en su caso, la calumnia, si así se considerase) son tipificables y punibles judicialmente por atentar contra derechos individuales recogidos en la Constitución española, el lamentable y repugnante mensaje lanzado en la red social busca usar al ofendido como arma arrojadiza política.

He de manifestar mi respeto por las aspiraciones políticas de “Independientes por Estepa” (faltaría más), en el marco de la pluralidad política que garantiza nuestra democracia, pero en política no todo vale, o no debería valer. Alega este grupo, al ser requerida una disculpa pública por el mismo medio en el que se atenta contra la honorabilidad de mi padre, que ellos están en su derecho de recabar información al Alcalde de Estepa acerca de las circunstancias del polémico y (repito) privado viaje; dado que las autoridades correntinas presentan a Antonio Rodríguez Crujera como “representante” del Ayuntamiento. Efectivamente, no es mi padre, ni el Ayuntamiento de Estepa, quien se erige como representante de la ciudadanía estepeña; si bien pudiera serlo, dada la dilatada experiencia y conocimientos que atesora mi padre a lo largo de los últimos 30 años.

En tal caso, si esto es lo que pretenden saber, ¿por qué no se dirigen a las autoridades de Corrientes para interpelarles acerca del tratamiento dado al visitante por ellos invitado?, o más aún: si es un asunto, como “Independientes por Estepa” califica, político, ¿por qué no se formulan dichas preguntas en el Pleno del Ayuntamiento de Estepa, lugar lógico y natural del debate político y no en una red social, dando lugar a chismes de alcahuetes y parleros?

Pues la respuesta a estas preguntas es muy sencilla: consideran mejor agitar a los ciudadanos estepeños con información sesgada para promover la indignación y los comentarios difamatorios. Tal y como yo lo veo, se asemeja a lanzar carnaza a un río, esperando que las pirañas desmiembren voraces a la pieza expuesta.

Además, se da la circunstancia de que éstos se erigen como unos absolutos ignorantes ante la sociedad estepeña. Ignorantes de libro, o de enciclopedia; ya que publican información sin tener las más remota idea de lo que hablan. Afirmaciones como (pueden leerlas en Facebook) “actúan como si fuesen concejales electos”, “se colocan en las fotos como si fuesen representantes políticos”, “se atreven a falsear su currículum personal, diciendo que son técnicos en la materia” y preguntas abiertas como “¿Quién corre con todos los gastos de este acto?”, “¿Qué pinta este señor representando a todos los estepeños? “¿Qué significa el derroche para PSOE, PP y PA?” o (la más original) “¿estamos ante otro caso Cifuentes?” dan cuenta del más esperpéntico de los desatinos, del más vergonzante desconocimiento de los acontecimientos y les hacen quedar ante el pueblo de Estepa y sus propios votantes como auténticos ignorantes de baba.

Pero volviendo al curioso y singular símil de las “pirañas”, el hecho de mantener (a pesar de los requerimientos de disculpa pública) un foro abierto posibilitando que cualquier ignorante pueda opinar (o vomitar opiniones), obviando las más elementales normas de educación y respeto por el otro, constituye para los administradores escondidos tras las siglas de “Independientes por Estepa” todo un ejercicio de bajeza moral, a la par de atribuirles a todas luces el papel de facilitador de comentarios ignominiosos, inoportunos y difamatorios. Comentarios, por ejemplo, acerca del lugar de nacimiento de mi padre, que lo tachan de no ser estepeño, rozan lo patético y lo irrisorio. Cabría preguntarle a quien suscribe ese “brillante” argumento si en la época de las cavernas su estirpe ya restregaba las barbas por alguna cueva de la “raja de Gilena” o eran oriundos de los “Canterones”. Quizás también llegaron en algún momento reciente de la historia a residir a la ciudad de Estepa. Ni lo sé, ni me importa. Porque el hecho es que, para en lo concerniente al asunto, no tiene la más mínima importancia.

En definitiva, es lo que tiene alimentar pirañas (o hienas): que muerden sin conocer la naturaleza o el porqué del ataque, intuyendo que internet es anónimo y que un desprestigio colectivo carece de responsabilidad. Y sí que la tiene, sí.

Ya van tarde para rectificar su error. Pero eso, querido lector, dignifica.

Y va a ser que no.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.