Patrimonio protegido para garantizar las necesidades vitales de las personas con discapacidad

La biblioteca pública de La Puebla de Cazalla fue testigo, la pasada semana, de una charla acerca del patrimonio protegido, una figura jurídica por la que los familiares de las personas con discapacidad, pueden acumular patrimonio con el que, una vez desaparecidos ellos, la persona con discapacidad pueda utilizar para cubrir sus necesidades vitales.
Rafael Ventura y Eduardo Arroyo fueron los juristas que ofrecieron esta charla, gracias al acuerdo que poseen con FEAPS, por el que están recorriendo los pueblos de Andalucía para dar a conocer esta figura y tramitar lo necesarios para cada familia que lo solicite.
El patrimonio protegido es semejante a una donación o una legación en testamento, aunque posee numerosos beneficios fiscales, y solo es aplicable para personas con discapacidad física o sensorial igual al 65%, o discapacidad intelectual, igual o superior al 33%.
El patrimonio protegido consiste entonces en asignar una serie de bienes a la satisfacción de las necesidades vitales de la persona con discapacidad, sin tener que esperar a testamentar ni usar donaciones.
El patrimonio protegido puede ingresar cualquier tipo de bien: dinero, seguros, bonos, bienes muebles, inmuebles,… sin embargo, hay que analizar cuáles son las necesidades en cada caso.
Los aportantes pueden ser familiares o tutores de la persona con discapacidad. En cuanto a los familiares, pueden donar personas hasta el tercer grado de consanguinidad: padres, abuelos, bisabuelos, hijos, nietos, bisnietos, hermanos, tíos y sobrinos. El cónyuge o aquellos que tutelaran o acogieran a la persona con discapacidad también podrían ingresar al patrimonio protegido.
Además de la ayuda para el futuro de la persona con discapacidad, este tipo de figuras supone un beneficio fiscal importante para los aportantes, deduciendo del IRPF, como mínimo, el 24% de la aportación.
El patrimonio protegido tiene que realizarse ante notario o a través de resolución judicial firme y se extinguiría en el momento del fallecimiento del beneficiario, porque desapareciera la condición de discapacidad o cuando un juez dirima que es beneficioso para la persona con discapacidad extinguir este patrimonio.
Para las personas interesadas en conocer más sobre esta figura, pueden dirigirse a la oficina de Servicios Sociales del ayuntamiento de La Puebla de Cazalla, donde les informarán sobre la misma.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.