Los Hijos de San Luis, un reto cinematográfico andaluz

por | Feb 14, 2020 | Corazón de Andalucía, Cultura, Osuna | 0 Comentarios

Por Manu Fernández, guionista de Los Hijos de San Luis

Es o no, un reto, enfrentarse a un proyecto cinematográfico sin tener un nombre de un director conocido. Es o no, un reto aún mayor, intentar hacer que la gente vaya a un cine a ver una película de un actor que vende helados en un centro comercial de Sevilla. Finalmente, es o no es un reto, que un productor enamorado del séptimo arte, decida no depender de subvenciones públicas y emprender una financiación de un proyecto que se sustenta de ilusión y jóvenes promesas, por “El Deseo” de hacer cine.

En Estados Unidos, los grandes proyectos de los genios desconocidos se germinan en un garaje. Pero esto es España, y ya se sabe, “quien no tiene padrino no se bautiza”. Así que esta historia, nace como nacen las cosas en nuestra tierra, en la terraza de un bar y bajo la inspiración de unas cervezas frías.

Cuatro auténticos extraños, cuatro locos, cuatro ignorantes atrevidos, sueñan con hacer un largometraje. ¿Quién les iba a decir a estos cuatro “bajitos”, que dieciocho meses después, su película se estrenaría en más de 50 salas de cine por toda España?

Como un auténtico movimiento socio-cultural en pro del cine de autor, el proyecto fue creciendo de forma exponencial y a los padres del propósito, se fueron uniendo técnicos de sonido y fotografía, amigos que conocían a actores y actrices que buscaban su oportunidad. Después, llegaron las “partidas de bandoleros”, formadas por un ejército entusiasta de extras, que querían ayudar y proteger la causa por el simple hecho de participar en una película. Y hasta un compositor francés de treinta años, cuando se enteró de la revolución, quiso componer la banda sonora de la película y contribuir así a la “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, para hacer cine con apenas la ayuda institucional de cuatro ayuntamientos y una diputación, que se comprometieron en pagar algunas noches de hotel y las comidas del elenco. Ese era el primer reto de todos, ser capaces de demostrar el talento de ese equipo humano.

La buena energía y la magia impregnaban el proyecto. Las localizaciones más escondidas y prohibidas a los focos y las cámaras, abrieron sus puertas a una película que tenía como segundo reto, vender el patrimonio turístico de Andalucía. Y es que, por innovar, los cuatro guionistas invirtieron el proceso y antes de escribir, quisieron conocer íntimamente los lugares ocultos a los ojos del viajero, para así poder escribir una historia en base a esos rincones repletos de historia, para al mismo tiempo, con el compromiso de no retocar digitalmente aquellos secretos, seducir al espectador y añadir en el cuaderno de viajes, una nueva ruta para los amantes del turismo de pantalla.

Osuna, Estepa, Alameda, Grazalema, Antequera, Gilena, Corcoya, Casariche y Herrera, algún día agradecerán la intención de los creadores de “Los Hijos de San Luis” por poner sobre el mapa del turista, sus iglesias, sus cortijos, sus hoteles, sus parajes naturales y su patrimonio histórico y monumental.

El tercer reto del camino, pasaba por contar una historia atractiva. Todos tenían claro la temática bandolera, hacía 34 años que un “Pasos Largos” no asaltaba la gran pantalla. Pero el cine de autor está peleado con los caballos, los trajes de época, los ejércitos “himenópteros” y, en definitiva, con todo lo que suponga un gasto innecesario.
Fue el ingenio quien tuvo que acudir a salvar los presupuestos y gracias a ello, la película está contada en dos épocas históricas distintas: 1832 y 2019.

Como auténticos bandoleros, los guionistas solo necesitaban robar una buena leyenda a los ricos del pueblo, y así fue, como uno de los autores, natural de Estepa, urdió el plan de contar la leyenda que dice “que la Virgen de los Bandoleros está cambiada por la Virgen del Rocío” y como diría Benedetti, “y también viceversa”.

Para no herir sensibilidades, los cuatro padres levantaron un garrote largo y el trapo de una vieja camisa blanca, para enarbolar la bandera del respeto y la paz entre “hermanos mayores”. “Los Hijos de San Luis”, solo buscaban un gancho para su película, un pretexto que hiciera que la gente quisiera ir al cine para saber más sobre el supuesto cambio, que no confirman ni desmienten, simplemente integran en una entretenida película que combina intriga, aventura, drama y amor en cada una de sus secuencias.

Los constantes viajes en el tiempo que el espectador experimenta en este largometraje, garantizan a los amantes del aburrimiento, que, si no quieren perderse la próxima pista de nuestros personajes, olviden sus inoportunos teléfonos móviles, para vivir, sentir y emocionarse con una trepidante trama.

Y, para terminar, añadir al anecdotario cinematográfico, que “Los Hijos de San Luis” es la primera película española que integra a los dos cuerpos policiales del Estado en una misma historia. Es decir, a la Policía Nacional en la parte histórica del pasado, a través de la Policía General del Reino que perseguía a los bandoleros, y en la parte actual, a la Guardia Civil que investiga un crimen.

Y como todo empezó con una musa por cerveza, también esta película ha sido la primera producción en tener su propio sabor, su propia cerveza artesana y su propio brindis. Hecha en Córdoba, una receta exclusiva presume de una edición limitada de coleccionista, que porta orgullosa una etiqueta con motivos del cartel y la sinopsis del filme. Entre tanto, los vidrios del elixir se levantan al grito de “por los hijos de San Luis”.

Así que, cuando el próximo día 21 de febrero de 2020, usted vaya a unos de esos 50 cines que han osado apostar por los “Los Hijos de San Luis”, sepa hipotético espectador, que además de ver una gran película, estará usted apoyando a la cantera del cine español. Viva el Cine y viva la Ilusión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚLTIMAS NOTICIAS
Gracias
Gracias

Ha llegado el momento de la despedida. Una despedida que espero no sea definitiva, como se dice es un hasta luego. El...