Historia y recuerdos en la L Reunión de Cante Jondo

Pedro el Granaíno en la L Reunión de Cante Jondo
por José Antonio Reina

 

La Reunión de Cante Jondo de La Puebla de Cazalla celebró el pasado sábado 7 de julio, San Fermín, su L edición. La primera fue en septiembre de 1967, en el Arquillo Viejo. Se estrenó con el cante de las primeras figuras de la época. Antonio Mairena, Fernanda y Bernarda, Juan Talega, Chocolate o José Menese. Desde entonces esta cita ha sido referente del Cante Jondo. Pasando por años de altibajos en los que, con más o menos fortuna, ha ido sobreviviendo. Incluso resurgió de sus cenizas allá por 1983, tras dos años en los que no se celebró. Por fortuna, la Reunión goza de buena salud, al menos en lo que llevamos de siglo.

Este año, el cartel generó algunas dudas entre los aficionados, con el argumento de que este o aquel no eran cantaores para la Reunión. El cartel era paritario, palabra muy de moda en los últimos tiempos. Al cante femenino Elu de Jerez y Ana Ramírez “La Yiya”. En la cuota masculina, Duquende y Pedro «El Granaíno». El baile corrió a cargo de Antonio “El Pipa” y Pastora Galván.

Así nos presentamos en la Hacienda de la Fuenlonguilla. Como siempre, una cuidada estética en el escenario con esa inconfundible lámpara de faroles. Acaso afeada por demasiados equipos de sonido, cosas del progreso. A las once de la noche un puntual Juan José Téllez, inmejorable presentador para esta cita, daba la venia para que así empezase el espectáculo.

Dani de Morón a la guitarra y el cante de «La Yiya» abrieron la Reunión de Cante Jondo

Lo abrió como viene siendo tradición la guitarra. Dani de Morón por soleá, muy acertadamente, dio las primeras puntadas de lo que nos esperaba esa noche. La primera de las cantaoras fue la morisca «La Yiya» con la guitarra de Antonio García. Le tocó abrir ante su público y esto sin duda le suponía una responsabilidad. El público morisco es exigente y entendido, y cantar en esta Reunión es como torear en la Maestranza. Sobrecogió al dedicar su actuación a un gran aficionado, abuelo de su hijo, Gregorio Palazón que nos dejó hace casi un año. Hizo unos tientos tangos muy completos. Con letra de Moreno Galván, aquella protesta que tantas veces cantara Menese por petenera:

“Ocho voces claman fuerte

ocho pueblos cantan alto

ocho provincias unías dan a Dios un sobresalto”

Acabó por seguiriya pasando por las bulerías por soleá. Estuvo muy correcta. Cumplió, con nota, y dejó al público satisfecho y expectante ante Duquende. El catalán, acompañado a la guitarra por Dani de Morón, hizo cantes fiel a su herencia camaronera. Una actuación con la que pasó de puntillas. Quizás fuera para los “muy cafeteros” en esto del flamenco.

Antonio «El Pipa» llevó al descanso dejando un buen sabor de boca

Tras éste, vino el baile de Antonio “El Pipa”. Con una singular puesta en escena y no menos singular vestuario, se lució sobre el escenario. Derrochando arte y profesionalidad levantó a la gente de sus sillas con un baile por alegrías. Con este buen sabor de boca llegó al final la primera parte.

Elu de Jerez rememoró a José Menese y Pedro «El Granaíno triunfó en esta edición

La segunda volvió con el toque de Dani de Morón para dar paso a Elu de Jerez. Derrochando fuerza dedicó una seguiriya al desaparecido José Menese. Unos fandangos con mucho sentimiento y un cante por bulerías que animaron al público y completaron su actuación. Elu estuvo acompañada de la guitarra de Antonio Higuero.

Y llegó el turno de Pedro “El Granaíno”. Supo meterse al público en el bolsillo a estas alturas, pasadas las 3 de la madrugada. Comenzó con un cante por soleá, muy pausado y gustándose. Sorprendió con letra del poema de Lorca “La Leyenda del Tiempo” por tientos:

«¡Ay como canta el alba

como canta

que témpanos de hielo azul levanta!»

Al acabar por bulerías, el público le pidió un bis y éste respondió por fandangos que remató sin micrófono. Sin duda el triunfador de la noche.

El baile de Pastora Galván también recordó a Menese

La última de las actuaciones, el baile de Pastora Galván, respondió a lo esperado. Al igual que su antecesor en el baile, derrochó arte y compás. Se lució con una Mariana que dedicó a Menese. Y acabó con un taconeo con Bobote “El Emperador de las Tres Mil”, que estuvo acompañándola a las palmas.

Pasadas las 4 de la madrugada fue la ronda de tonás. La noche acabó con el fin de fiesta de todos los artistas menos “El Pipa”, que a esas horas ya iba camino de Jerez. Este fin de fiesta contó con la participación de Rafael Fajardo “El Boleco”, joven bailaor de de la Puebla con un futuro prometedor.

El periodista Juan José Téllez fue el encargado de presentar esta L edición de la Reunión. Como apuntaba antes, un presentador a la medida del acto. Durante toda la noche fue desgranando trocitos de la historia de esta Reunión de Cante. Sin duda, todo un apoyo académico para que el público fuese consciente de lo que estaba viendo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.