Finaliza el taller prelaboral de cocina en La Puebla de Cazalla

En La Puebla de Cazalla se ha desarrollado un taller de cocina, organizado por la asociación de vecinos del Molino el Serio. Se trata de un curso prelaboral que esta asociación solicitó en la diputación provincial y que ha buscado promover la actividad profesional de doce personas: dos hombres y diez mujeres, que oscilan entre los 16 y los 45 años. Además, el Molino el Serio está enclavado en una zona vulnerable, por lo que el consistorio local también ha colaborado en el desarrollo de este taller. Como objetivo, además de la base laboral, se ha buscado mejorar sus habilidades sociales y laborales, fomentando el trabajo en equipo.
Las sesiones del taller, diarias, se han dividido en clases teóricas y prácticas. Las primeras tres semanas se dedicaron a la teoría, en la que, además de aprender los conceptos sobre la manipulación de los alimentos y su preparación previa al cocinado, el alumnado del curso, de la mano de su monitor, Juan Antonio Hormigo, técnico en cocina y gastronomía, fueron conociendo recetas diversas.
Durante los días de teoría, este grupo de hombres y mujeres estudió, además, el protocolo en restaurantes, higiene y prevención de riesgos, la materia necesaria para el carnet de manipulador de alimentos de mayor riesgo,…
Durante la parte práctica, el alumnado cocinó las diversas recetas que apuntaron durante la parte teórica y realizaron colaboraciones en eventos locales como el concurso de espinacas que organizó el centro de participación activa de mayores o la merienda que ofreció la asociación Afimopu.
Tras organizar a sus alumnos y alumnas en partidas, Juan Antonio Hormigo les encargaba la realización de cuatro o cinco recetas cada sesión, conociendo así el funcionamiento de una cocina profesional. El alumnado ha aprendido a elaborar platos como potajes, salsas, carnes, cremas, verduras, fondos y caldos, arroces, pastas, salteados,… y en repostería todo tipo de dulces: bizcochos, magdalenas, tartas de queso, entornaos (dulce típico de La Puebla de Cazalla), roscos fritos, etc., además de su decoración y presentación.
Pero el alumnado no solo ha practicado dentro del curso, también ha recibido sesiones de trabajo real en un restaurante de la localidad, donde han colaborado en los trabajos previos para la elaboración de alimentos que se servían en comuniones o bodas, por lo que han aprendido a preparar tartaletas, empanadas,…
Para finalizar el taller, el alumnado junto a su monitor, prepararon una comida de la que disfrutaron en el parque del Corbones, en una jornada de convivencia en la que todos disfrutaron mucho.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.