Falta de seguridad en La Puebla de Cazalla

El pasado viernes 29 de septiembre se producía una denuncia de falta de seguridad en La Puebla de Cazalla. Se hacía a través de redes sociales. Así, en esta redacción hemos querido recabar la opinión del equipo de gobierno, como responsable de la policía local. También de la plantilla de este cuerpo, a través de sus delegados sindicales.

El ayuntamiento no da explicaciones aunque «garantiza la cobertura los 365 días del año»

Desde el ayuntamiento, el alcalde no ha querido ofrecer explicaciones «por responsabilidad». Mientras que aseguran que «se garantiza la cobertura los 365 días del año». Sin embargo, no han explicado lo ocurrido el viernes.

Convocatoria de dos plazas de policía local en comisión de servicio

Plazas vacantes policía localAdemás, el 27 de septiembre, el ayuntamiento publicó en BOP la convocatoria de dos plazas vacantes de policía local en comisión de servicio. Esta fórmula es muy complicada para encontrar profesionales que puedan incorporarse. El motivo es que deben ser policías locales de otras localidades que soliciten esta comisión de servicio. Además, su alcalde debe darle permiso para dejar su puesto y acudir a La Puebla. Enlace al BOP de la convocatoria.

La policía local afirma que se han sacado estas vacantes con los plazos ya agotados. Y se han provocando situaciones evitables. Además, según nos informan, ellos llevan más de 9 meses intentando encontrar, por cauces internos, dos profesionales. Sin embargo, les ha sido imposible dar con ningún agente.

El problema de falta de efectivos se arrastra desde hace más de año y medio

Con respecto al problema de la falta de efectivos, la plantilla de la policía local nos explica que no se trata de un problema puntual. Desde hace más de año y medio, la plantilla de la policía está mermada con dos bajas médicas de larga duración. Además, desde hace un año aproximadamente, a estas dos bajas hay que sumarle la marcha de un agente. Estaba en La Puebla en comisión de servicio. Lo cual hace que la plantilla esté trabajando con tres personas menos de las necesarias.

El 31 de diciembre de 2015 la plantilla de la policía local y el alcalde, firmaron un acuerdo. Con él, se trataban de solucionar los problemas y ajustar los cuadrantes para garantizar la seguridad. También se especificaban las condiciones que debe cumplir el servicio. Según fuentes de la plantilla de la policía local, ya manifestaban entonces la dificultad de cubrir la seguridad local con las bajas existentes.

Sacrificio de los días libres de los policías para cubrir el trabajo de sus compañeros de baja

En este acuerdo se fijan los cuadrantes de servicios de los miembros de la plantilla durante todo el año. Sin menoscabo de las posibles urgencias a cubrir en momentos puntuales. Esta cobertura se hace sacrificando los días libres de los policías locales. En un principio se cambiaban estos servicios extra por dos días libres, que se acumulaban. Al ver que esta acumulación de días era imposible de sostener, se firma un nuevo acuerdo.

En él se crea una figura nueva en el ayuntamiento: «Cambios de Descanso pagados». Así, estos servicios extraordinarios se pagaban. Sin embargo, por una cantidad al menos un 20% menor de lo que correspondería. Según el turno en que se desarrollaba, la bajada era mayor o menor. Ya que no es lo mismo un lunes por la mañana que un sábado por la noche. De esta manera, los policías locales cobraban menos por sus horas de trabajo extraordinarias. Aceptaron esta situación para que no fuera tan costoso el mantenimiento de la seguridad para el ayuntamiento.

Mínimo de agentes para cada turno

En dicho acuerdo, también se fija que los servicios deberían estar cubiertos:

  • Dos policías en los turnos de mañana y tarde cada día
  • También dos policías en el turno de noche de lunes a jueves y el domingo.
  • En los servicios del turno de noche de viernes y sábado, por la conflictividad que se produce, tendrían que estar cubiertos por tres policías.

Este acuerdo se ha ido adaptando a lo largo de los meses y renovando. A finales del mes de abril de 2017 se firmó una nueva renovación, que finalizaba el 17 de septiembre. Según la plantilla de la policía local, dos meses antes de este vencimiento, se avisó al subinspector del cuerpo, interlocutor ante el alcalde. El objetivo era negociar de nuevo, con tiempo, la situación. Sin embargo, no se produjo reunión alguna hasta dos semanas después del vencimiento, el jueves 28 de septiembre.

En esta reunión, la oferta desde el ayuntamiento fue que los días libres acumulados por los policías locales en 2017 se deberían coger en lo que queda de año. Mientras que el tiempo que deberían disfrutar por los servicios de más desarrollados en 2016, tendrían que cogerse a partir de 2018. Todo ello, según los delegados sindicales, sin documento que recoja estas condiciones. El motivo, que la legislación laboral no permite este tipo de acuerdos. La plantilla de la policía local entendió que esta fórmula seguía sin solucionar realmente el problema de falta de efectivos. Así, se negó a esta propuesta que prorrogaba una situación que se creía excepcional y temporal.

Turno del viernes tarde con sólo un agente de policía

Denuncia falta policía redes socialesAsí, el pasado viernes por la tarde se dio la circunstancia de que en el servicio de tarde debería haber entrado un agente con un turno extraordinario. Esos que deberían haberse pactado de nuevo antes del 17 de septiembre. Así, el servicio contó con sólo un agente que recibió órdenes de sus superiores para permanecer dentro de la jefatura, con la reja cerrada pero atendiendo el teléfono. Sin embargo, no podía salir, por no poder garantizar su seguridad si acudía a una emergencia él sólo. 

Descontento de la plantilla y comentarios en redes sociales

El descontento de la plantilla provocó que esta situación se denunciara a través de redes sociales. Así, vecinos y vecinas conocieron que no tenían patrulla de policía local el viernes de 2 de la tarde a 10 de la noche.

Comentario sobre falta policía de Loli CrespilloEn contestación a varios comentarios, dos concejales del equipo de gobierno escribieron reseñas. En ellas, sin explicar el problema, culpaban veladamente al cuerpo de la policía o así lo sintió la plantilla. Además, responsables de policía local aseguran que no era cierta la información que proporcionaban. Concretamente la que ofrecían sobre que existían dos patrullas de la guardia civil en La Puebla.

Realmente, el cuartel de la guardia civil no cuenta con efectivos. Así que la patrulla existente en la guardia civil era sólo una, compuesta por tres personas. Ésta debía encargarse de toda la comarca. Así, una vez llamado al 062, desde la comandancia de la guardia civil tenían que derivar al lugar de la emergencia a la patrulla más cercana. Pero ésta no tenía por qué estar en La Puebla en ese momento.

Comentario sobre falta policía de Miguel Ángel MartínEsta situación volvió a producirse el sábado en el turno de noche. Entonces debería haber habido tres policías locales cubriendo el servicio y sólo había dos. A pesar de ello, los agentes decidieron abrir la jefatura y llevar a cabo su turno, aun poniendo en peligro su propia seguridad.

La Puebla es un destino conflictivo y nada atractivo para otros agentes

Según nos explican, La Puebla es un destino conflictivo. Prueba de ello son las 29 detenciones realizadas en un año. O las 84 órdenes de alejamiento que existen en la localidad. Incluso el domingo se detuvo a dos personas que se encontraban en busca y captura.

Así, esta situación sigue sin resolverse hasta ahora, aunque hay voluntad de solucionar el problema por todas las partes. Hoy mismo han tenido una nueva reunión los delegados sindicales con el alcalde de La Puebla. Aún no sabemos si ha habido algún tipo de solución, aunque nos aseguraron que nos avisarían en caso de existir alguna novedad en el tema.

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.