El Convento de la Candelaria de La Puebla de Cazalla ya está reabierto al culto

Visita nuestra web: www.elperiodicodelospueblos.es

El Convento de la Candelaria, en La Puebla de Cazalla, ya está reabierto al culto, tras una restauración que ha dejado ver su mejor cara.
Desde noviembre se encontraba el templo cerrado y realizando obras de rehabilitación, y aunque no se ha finalizado con ellas totalmente, se decidió reabrir el pasado 21 de marzo, para dar cobijo a las Imágenes de las Hermandades que tienen su sede canónica allí, la del Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, Nuestro Padre Jesús Nazareno y Santísimo Cristo de las Aguas, ante la inminente llegada de la Semana Santa.
El sábado 21, a pesar del mal tiempo reinante, el público acudió muy temprano a esta cita histórica, con el fin de ver en directo cómo ha quedado esta iglesia, tan querida por los cofrades de La Puebla de Cazalla.
Antes de las 12 del mediodía, la misa estaba prevista a la 1, ya había personas sentadas en las sillas dispuestas para la ocasión, y pronto no había sitio para las que iban llegando, que se quedaron en pie al final del templo y en su puerta, en un templo que presidía San Francisco de Asís, santo de la Orden a la que pertenecen las religiosas del Rebaño de María.
El comienzo de la Eucaristía se dilató un poco. Estuvo presidida por el párroco local, Manuel Ávalos, y cooficiaron Manuel Martínez, arcipreste de Osuna y Mariano Pizarro, párroco de Nuestra Señora de la Victoria, de Osuna, mientras el coro de la parroquia ilustraba con su cante todo el evento.
Comenzó el acto con las palabras de Juan María Olmedo, miembro de la comisión encargada de las obras de restauración, que presentó los trabajos y deseó que a todos les gustara la nueva imagen que ha adquirido el templo.
Durante la Eucaristía subieron a leer las Escrituras personas relacionadas con las Hermandades y el convento del Rebaño de María, anexo a esta iglesia. Se realizaron peticiones por parte de diferentes personas cercanas a las diferentes Hermandades y se llevaron hasta el altar los objetos que lo conforman: los tres manteles de lino bendecidos, el Vaso Sagrado y las Vinajeras.
Alejandro Barrero, miembro de la comisión organizadora, dio las gracias a todos los que han contribuido a esta restauración y recordó que la idea primigenia partió del entonces Hermano Mayor de Jesús, Manuel Martagón, al que siguieron todos los demás. 
Manuel Ávalos finalizó el acto recordando también a Juan Ávalos, quien fuera párroco durante muchos años en la localidad, y que puso todo su empeño en ver restaurados los dos templos principales de La Puebla de Cazalla: la parroquia de Nuestra Señora de las Virtudes y el convento de la Candelaria. El primero pudo verlo restaurado, pero el segundo no, por lo que Manuel Ávalos lo recordó con mucha emoción que contagió al resto de los presentes, que agradecieron su intervención con un fuerte aplauso.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.