Día grande de la Hermandad de la Vera+Cruz

por | Mar 9, 2015 | La Puebla de Cazalla | 0 Comentarios

Visita nuestra web: www.elperiodicodelospueblos.es

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera+Cruz de La Puebla de Cazalla vivió su día grande de Cuaresma el pasado domingo 8 de marzo.
Sobre las 12 del mediodía, la agrupación musical Santísimo Cristo de la Vera+Cruz anunciaba por las calles de la localidad que iba a comenzar el 17 Pregón de la Hermandad, que en esta ocasión fue ofrecido por José Guerrero Montiel. 
El pregonero fue presentado por Juan María Olmedo Alfaro, pregonero de 2014, quien encomendó a José Guerrero a todos los Santos e Imágenes de la tradición religiosa morisca, y le deseó que disfrutara de ese momento, a pesar de los nervios y la emoción.
José Guerrero Montiel se acercó al atril con algo de indecisión, pero enseguida comenzó a relatar sus recuerdos de niñez en relación a la Semana Santa, costumbres que, aunque en el fondo se mantienen, en la forma han cambiado bastante.
José se calificó como «costalero». Un costalero que fue elegido por su Virgen de la Soledad en el Jueves Santo de 1972, cuando la cuadrilla que llevaba el paso de palio, que entonces era pagada, se sublevó y se salió de las trabajaderas, dejando a la Virgen en la calle. Un grupo de hermanos y algunos nazarenos que estaban junto al paso decidieron meterse dentro y llevar a María Santísima del Mayor Dolor en su Soledad en aquella peculiar estación de penitencia. Según José, en ese momento la Virgen escogió a su cuadrilla, la que habría que llevarla por muchos años.
Durante su pregón, José nos explicó que en sus años de costalero, como un homenaje a aquel día de 1972, en sus estaciones de penitencia mantuvo la vestimenta que tenía en aquel Jueves Santo: pantalones finos, camisa blanca y zapatos castellanos. Una costumbre que, con el paso de los años y la renovación de la cuadrilla, era vista como una excentricidad y, algunos años antes de despedirse del costal, la descartó para vestirse como el resto de sus compañeros.
También relató José Guerrero Montiel cómo la Virgen de la Soledad acogió a la primera costalera de La Puebla de Cazalla, la Fermina. Esta mujer, muy devota de la Virgen, les pidió entrar bajo el paso y hacer una chicotá, algo que la cuadrilla cumplió.
Finalmente, en 2003, José dejó el costal, con gran pesar aunque convencido de que ya había dado lo suficiente gracias al mensaje que le envió la Virgen a través de uno de sus compañeros, un día en el Convento.
Numerosas anécdotas contó este «costalero de la Soledad» que sigue manteniendo este título, porque lo seguirá siendo siempre, aunque ya haya dejado su espacio a otros que vienen y que ayudarán a seguir con la tradición cofrade, aunque siempre se ofrece al servicio de la Hermandad.
Al final de su pregón, José Guerrero recibió, de manos del Hermano Mayor de la Vera+Cruz, Ignacio Moreno Martín, un cuadro con la imagen de María Santísima del Mayor Dolor en su Soledad. A su mujer, la secretaria general de la Hermandad, Vanesa Asencio, le hizo entrega de un ramo de flores.
La agrupación musical Santísimo Cristo de la Vera+Cruz ilustró el acto interpretando, al comienzo, dos marchas procesionales: Cristo Salvador, de José Miguel Hormigo Arcedo, y Ave María, de Giulio Caccini. Terminaron el acto estrenando la marcha «Esperanza de Resurrección», dedicada a la Hermandad de la Pura y Limpia de Pruna, donde afirmaron sentirse incluso mejor que en casa. Esta marcha está incluida en el trabajo discográfico «Origen II». Los autores de la marcha son José Miguel Hormigo y Jesús Cabello.
Además, los miembros de la agrupación musical Santísimo Cristo de la Vera+Cruz interpretaron la marcha Salve Soledad, de Manuel Gómez y José Manuel Pérez, y finalizaron con el himno nacional.
Tras la comida de Hermandad, que homenajeó a los hermanos y hermanas que llevan 50 años ininterrumpidos como hermanos de esta Cofradía, se desarrolló el Solemne Vía Crucis con la sagrada Imagen del Stmo. Cristo de la Vera+Cuz. 
Le acompañaba la Junta de Gobierno de la Hermandad, el párroco Manuel Ávalos, mujeres portando velas verdes, numerosos fieles y un grupo de músicos que interpretaban música de capilla.
En una tarde espléndida, con el sol aun bañando las calles de la localidad, el Santísimo Cristo de la Vera+Cruz fue portado por hermanos y hermanas por las siguientes calles: Mesones, Pizarra, Nueva, Puerta Ronda, San Arcadio, Travesía de Los Santos, San Pedro y Parroquia, donde se celebró finalmente la Función Principal de sus Cultos Cuaresmales y se expusieron las Imágenes del Santísmo Cristo de la Vera+Cruz y María Santísima del Mayor Dolor en su Soledad, en solemne Besapié y Besamanos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚLTIMAS NOTICIAS