Cuando el lenguaje invisibiliza a la mitad de la población

La tarde de ayer tuvo color violeta. El color que se ha asignado a la mujer, con el fin de romper con los típicos rosa y azul que nos han inculcado desde la más tierna infancia.
La charla de ayer, organizada por la concejalía de igualdad del ayuntamiento de La Puebla de Cazalla y programada entre los actos de conmemoración del día internacional de la mujer, se desarrolló en la biblioteca municipal y estuvo a cargo de la especialista en género, Yolanda Pesquero Rubio.
Bajo el título Hablando se entiende la gente. Apostando por la igualdad a través de la palabra, la ponente puso de manifiesto que la igualdad, que busca que todas las personas sean iguales en derechos y obligaciones, solo se puede conseguir rompiendo con los roles impuestos culturalmente. Estos roles se han transmitido, de generación en generación, a través del lenguaje, como todo lo que conocemos.
Yolanda propuso una charla participativa, en la que las mujeres asistentes, junto a un hombre que también asistió, ofrecieron su punto de vista acerca de la igualdad.
En estas intervenciones se puso de manifiesto cómo la educación patriarcal hace aflorar el sexismo entre mujeres y hombres. Ese sexismo que lleva a las mujeres a criticarse entre ellas, generalizando casos particulares que cometen malas personas, mientras minimizan los malos comportamientos de los hombres, aunque estadísticamente sean muchos más.
La ponente insistió en que esas opiniones afloran por el machismo implícito en nuestra educación, por lo que hay que ver la realidad y hablar sobre la misma, no pasar la mano ante el varón y apretar cuando el fallo esté en la mujer. Para lograr este cambio, es fundamental que el lenguaje que utilicemos evite la invisibilidad de la mitad de la población, las mujeres, entronizando el masculino para todo. Esa invisibilidad provoca que los estereotipos se potencien, ya que la imagen de la mujer sigue relegándose y sus actividades no se nombran.
Cada persona debe concienciarse de que el lenguaje también se puede modificar y si hasta ahora la Real Academia de la Lengua da por bueno el masculino genérico, si la población comienza a usar en su habla el masculino y el femenino habitualmente, llegará a convertirse en una regla cuando pase un tiempo. Por ello, Yolanda animó a practicar el lenguaje no sexista en nuestra vida, para lograr la igualdad y la visibilidad de algo más del 50% de los seres humanos.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.