Arte contemporáneo para la jornada del sábado en La Puebla de Cazalla

La Puebla de Cazalla tiene dos citas culturales este sábado 16 de enero, que se desarrollarán en el museo de arte contemporáneo José María Moreno Galván.

Conversaciones sobre arte contemporáneoEn primer lugar, a las 12 del mediodía, se desarrollará una nueva sesión de “Conversaciones sobre Arte Contemporáneo”, que este mes se dedicará a Antonio Claudio Reinero, con el título “Pintura, acción de crear”.

Antonio Claudio Reinero es portugués, aunque reside en nuestro país. Se licenció en Bellas Artes por la academia Santa Isabel de Hungría, Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, en la especialidad de pintura. Continuó estudiando en la Universidad de Coimbra, en Portugal y en la academia di Belle Arti di Roma

En 2015 consiguió el primer premio de dibujo contemporáneo Valdelarte, expuso su obra individualmente en la galería Korova y fue finalista en el certamen internacional de pintura Eugenio Hermoso. En años anteriores consiguió diferentes premios, expuso sus trabajos y consiguió becas para proseguir su formación pictórica.

Expo museo 16 eneroTras estas “Conversaciones sobre Arte Contemporáneo”, se inaugurará en la planta baja del Museo José María Moreno Galván, la muestra “Perspecta”, de Alegría Castillo Roses y José Antonio Sánchez
Piñero que forman la empresa artística Alegría y Piñero.

Esta pareja artística desarrolla, desde 2009, un único proyecto común basado en la experimentación mediante procesos esencialmente escultóricos, con artilugios propios de los antecedentes del cine y la fotografía, creando rudimentarios sistemas y mecanismos ópticos que funcionan como medios de producción e interpretación de la imagen.

En Perspecta, los artistas abren el círculo y continúan trazando nuevas perspectivas sobre el cuadro. Cuatro obras inéditas completan el proceso creativo de la serie anterior, Prueba de Fuego, de la que habrá también seis obras expuestas, atendiendo  esta vez a figuras con las que hasta ahora no habían trabajado: la cabeza del conde y la emperatriz en la hoguera.

Cada pieza de la muestra es en sí un ejercicio al que la imagen queda sometida: la figura central del cuadro es vertida hacia dentro, triplicada y deformada hasta esquivar su voluntad erguida; arrodillada y desplegada; su rostro, dibujado 480 veces, pierde su mutismo y encuentra en el margen de error de la repetición su expresión; la cabeza, herramienta y huella, se oculta y proyecta tras el hueco; la silueta de la emperatriz es facetada en círculos que, al perder su centro, desvelan un movimiento oculto en
la unidad mínima del gesto, la postura. Su giro vertical se transforma en sinuoso movimiento lateral, girar cíclico, hipnótico, que se despliega en un coro de figuras que duplica y genera un eco de sombras controlado.
Duplicidades, espectros, vacíos revelados que se hacen tangibles a través de rudimentarios artificios ópticos. Artilugios que catalizan, dilatan, fragmentan y centrifugan ese tiempo larvado, extenuando a la
imagen hasta revelar lo que los artistas denominan su expresión fantasma.

Su anterior trabajo, Prueba de Fuego, base de este nuevo proyecto, Perspecta, sitúa como centro de referencia la obra del siglo XV “La prueba de fuego de la condesa ante el emperador Oton III”. En esta pintura del flamenco Dieric Bouts, la figura central está siendo sometida a una ordalía, manteniendo una barra de hierro candente en la mano sin el menor atisbo de dolor. Su quietud se percibe entonces como acción viva y su hieratismo como gesto contenido. Alegría y Piñero tratan de revelar ese tiempo larvado latente en la representación, desvelando aquello que la imagen se esfuerza en ocultar.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.