El aceite de oliva será uno de los productos afectados por la nueva subida de aranceles de Estados Unidos

El anuncio por parte de los EE.UU. de nuevos aranceles de un 25% a determinados productos agrarios procedentes de España, afecta a nuestra comarca que vuelve a estar en el punto de mira ya que entre las producciones penalizadas se encuentran el aceite de oliva

El presidente de Estados Unidos Donald Trump refuerza el ataque con su política arancelaria. Ahora anuncia que a partir del próximo 18 de octubre su Administración podría aplicar aranceles de hasta un 25% a determinados productos agroalimentarios. En esta ocasión los países afectados son los que forman parte del consorcio Airbus. Y es que la sanción de Estados Unidos viene auspiciada por una subvención por parte de la UE a productos aeronáuticos de Airbus, que según Trump sitúa a la compañía americana Boeing en desventaja en el mercado aeronáutico.

España, junto con Francia, será el país más afectado por este gravamen. Y nuestra comarca, ya afectada por los aranceles impuestos hace un año a la aceituna de mesa, que han supuesto un recorte muy significativo de las exportaciones españolas de aceituna al mercado estadounidense, vuelve a estar en el punto de mira. En esta ocasión entre las producciones penalizadas se encuentran el aceite de oliva.

Por este motivo desde ASAJA se reclama al Gobierno, a pesar de estar en funciones, que multiplique sus gestiones y refuerce la presión ante las instituciones comunitarias. Según la asociación agraria, es necesario encontrar una solución satisfactoria a los intereses exportadores de nuestros productores, cooperativas e industrias agroalimentarias. Recuerda además que nuestro sector agroexportador genera gran cantidad de puestos de trabajo, y está formado por pequeñas y medianas empresas instaladas en el medio rural.

Aranceles a productos agroalimentarios

El presidente de ASAJA Pedro Barato se sorprende del ataque por parte de la Administración Trump al sector agroalimentario. En este sentido dice que “resulta paradójico que se decida sancionar a las producciones agroalimentarias con un arancel del 25% como consecuencia de unas subvenciones comunitarias a Airbus, y el arancel para los productos aeronáuticos sea tan solo del 10%” 

Por otro lado, Barato señala que “Si no  podemos permitir que nuestra agricultura sea moneda de cambio en acuerdos comerciales con países terceros, menos aún vamos a tolerar que nuestro sector sea el rehén indefenso en las guerras comerciales entre las potencias mundiales”

En opinión de ASAJA, el primer paso, debe ser movilizar todos los esfuerzos y recursos necesarios para que la Comisión, único interlocutor en materia de comercio de la UE-28, logre que la Administración Trump dé marcha atrás en sus medidas arancelarias de retorsión contra la UE. En paralelo, la Comisión deberá estudiar y tener preparadas medidas de compensación a los sectores y países afectados.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.